ACTUALIZADO: 06 FEBRERO, 11:31 AM, ADMINISTRADOR

PLAN INTEGRAL DE CONSERVACIÓN

Antecedentes

El Teatro Nacional irrumpe en el espacio capitalino a finales del siglo XIX, se inauguró en 1897. Su edificación condujo a una transformación en el paisaje y la vida cultural de los costarricenses, recreando el entretenimiento y la sociabilidad mediante la convivencia en una excelsa obra arquitectónica ideada por décadas y de carácter público. Esta institución cumple con la función de ser un escenario para la expresión artística y a su vez se instituye en un espacio dedicado a erigir la memoria colectiva de quienes han sido protagonistas y testigos del quehacer cultural del país, a lo largo del proceso que lo ha visto transcurrir y que ya entrelaza los siglos. 

Sala Principal

La conservación del Teatro Nacional responde a un mandato de carácter legal, según la Ley de Patrimonio Histórico Arquitectónico, pero, además, su carácter simbólico e identitario en el imaginario nacional -orgullo de los costarricenses, se constituye en un deber y un compromiso moral para la presente administración; de tal manera que permanezca incólume. De esta forma, el adecuado mantenimiento, restauración y actualización de los diferentes sistemas del monumento revisten trascendental importancia de cara a la centuria que inicia su curso. 

Sala Principal

El conocimiento humano y los requerimientos constructivos, códigos, normas y tecnología van cambiando. Cuando se construyó el Teatro Nacional (1890 – 1897) la electricidad era incipiente, por lo que resultaba imposible imaginar los diferentes tipos de luces que se utilizarían y sus cargas; así como el uso de sistemas de amplificación de audio. Las escenografías se hacían básicamente de telas pintadas y entonces fue necesario subir o bajar un telón o decorado. A nivel constructivo la metalurgia del hierro estaba en su apogeo y se desconocían las propiedades de “ductilidad” de los nuevos aceros. Las cerchas metálicas del TNCR se construyeron con materiales frágiles y por lo tanto propensos a sufrir fallas repentinas.

En su lugar, la ingeniería estructural moderna potencia el uso de materiales dúctiles que evitan el colapso de este tipo de obras.

INICIOPOLITÍCAS DE PRIVACIDADDIRECTORIOMAPA DEL SITIO SOCIOS TNCR
SSL Certificate